AGRUM

Consultoria agraría

Con el fin de diversificar la producción agrícola se está incentivando por parte de algunas administraciones públicas el establecimiento de cultivos alternativos a los ya establecidos en España. Los centros de investigación agraria públicos tratan de dar respuesta a las inquietudes de los agricultores por establecer cultivos que sean rentables y que se puedan adaptar las condiciones propias de cada zona agrícola. Uno de estos cultivos alternativos es el pistachero, al que vamos a dedicar este artículo.

El pistacho es un fruto seco, considerado por muchos el más cardiosaludable y nutritivo de la actualidad. Su consumo se ha incrementado en los últimos años por sus buenas propiedades nutricionales: bajo contenido en grasas y calorías, su alto contenido en fibra y su ausencia de colesterol. Es el fruto seco con más cantidad de proteínas, hierro y vitamina.

La producción mundial se está incrementando, y los principales países productores son: Irán, EEUU (fundamentalmente en California), Turquía, Siria, China, Grecia, Afganistán, Túnez e Italia (especialmente en Siria). Paralelo al incremento de la producción se ha producido un aumento del consumo, especialmente en EEUU donde ha crecido su consumo desde 1970 un 10%. Alemania es el principal importador mundial seguido de España, Francia y los países de Oriente Medio.

En España la superficie plantada se estima en unas 1000ha. La distribución regional de estas se sitúan en: Lérida, Castilla la Mancha, Extremadura y Andalucía. Como se ha comentado anteriormente España es el segundo importador mundial de pistachos, dependiendo la industria transformadora de las producciones agrícolas del exterior.

Es un cultivo que se adapta bien a las condiciones de clima mediterráneo. Tiene una buena resistencia térmica (desde los -30ºC hasta los 50ºC), aunque las temperaturas limitantes son las que se dan durante floración, siendo muy problemáticas las heladas tardías. Las necesidades de agua del pistachero son muy bajas, pudiéndose llevar a cabo la plantación tanto en secano como en regadío, mejorando considerablemente las producciones bajo esta última condición de cultivo.

En cuanto a las características que debe tener el suelo de la parcela donde se establecerá la plantación de pistachero: suelos con buena aireación (textura franco arenosa), con una profundidad del al menos 50cm., contenido de materia orgánica entre el 1 y 1.5% y no siendo susceptible a la presencia de caliza.

El pistachero es un árbol dioico, es decir, existen árboles masculinos y árboles femeninos. Por lo tanto será imprescindible la disposición de árboles de ambos sexos en la plantación con el fin de que se lleve a cabo una buena polinización y cuajado de frutos. También hay que considerar las variedades de pistachero a establecer en nuestra explotación, para que se lleve a cabo un solape adecuado entre la polinización de unas y otras.

La recolección tiene lugar en el mes de Septiembre y puede llevarse a cabo mediante medios mecánicos: vibrador de tronco con paraguas invertido acoplado; o de forma tradicional mediante vareo.

En lo que sería la venta del producto hay que comentar que se lleva a cabo según calibres, y el precio de venta a la industria procesadora es de unos 3.60€/kg para los calibres menores y para los mayores de unos 4.80€/kg.

La primera producción rentable puede obtenerse sobre el cuarto o quinto año tras la plantación. No obstante los primeros frutos aparecerán al tercer año. En plena producción, y siempre que las condiciones climáticas sean propicias, una plantación dispuesta en marco intensivo y con los cuidados adecuados es capaz de llegar a una producción de más de 2800kg/ha.

Como aspecto a destacar antes de realizar la plantación de pistachero es el precio de los plantones, en comparación con otros árboles frutales es alto debido a que hay que llevar a cabo un injerto y el porcentaje de prendimiento suele ser bajo.

Finalmente y en lo que sería el mantenimiento de la plantación únicamente habrá que prestar especial atención a la poda de los pistacheros. Es un árbol con dominancia apical, también hay que tener en cuenta que la cicatrización de las heridas es lenta (se aconseja que una herida que tenga más de 1cm de diámetro debe cubrirse para favorecer su cicatrización y evitar la entrada de parásitos). El sistema de formación que más se emplea es el vaso. Por lo que respecta a las demás operaciones de cultivo, el pistachero no tiene especiales requerimientos en fertilización ni es afectado por plagas o enfermedades de especial gravedad para la viabilidad económica del cultivo.

Para más información en el establecimiento de la plantación o durante el desarrollo del mismo, contacte con nuestros técnicos que solucionarán las dudas que pueda tener.