AGRUM

Consultoria agraría

La elección adecuada de un tractor para nuestra explotación agrícola, teniendo en cuenta tanto criterios técnicos como económicos, redundará en un ahorro y una mejora de la rentabilidad de nuestra empresa agrícola.

Lo primero que hay que hacer antes de decidir la adquisición de un tractor es saber las horas de trabajo potenciales que va a tener, su tamaño, la eficiencia energética o la capacidad para racionalizar las operaciones. Es necesario conocer para qué labores vamos a emplear el tractor, el tipo de producción al que se dedica la explotación, así como costes de amortizaciones, reparaciones, mantenimiento, almacenamiento e incluso los costes derivados del trabajador que va a manejarlo. Después de analizar todas estas cuestiones, puede que nos sorprendamos y en lugar de decantarnos por la compra de un tractor nos será económicamente más rentable la contratación de una empresa de servicios agrarios.

Si finalmente nos decidimos por la compra de un tractor debemos tener en cuenta los siguientes criterios de selección y utilización:

  • Conocer el consumo del motor

La consulta de las curvas características de un motor es muy útil ya que permite conocer las características de funcionamiento del motor a plena carga y al régimen normalizado de la toma de fuerza: par, consumo horario y consumo específico.

 

  • Evaluar la reserva de par

La reserva de par permite al tractor soportar una sobrecarga pasajera o puntual. Hay que decir que la comparación de las reservas de par de dos motores, expresadas en porcentaje, solo es posible cuando los dos motores tengan regímenes nominales comparables.

 

  • Tener en cuenta el intervalo de utilización

La elección adecuada está ligada a la utilización que se va a hacer del tractor, teniendo en cuenta tres tipos de trabajos: tracción a potencia nominal (arado, subsolado, etc.), toma de fuerza a potencia nominal (trituradora de restos de poda, por ejemplo) y pequeños trabajos de tracción a potencia parcial.

 

  • Conocer las características de la caja de cambios

Un número suficiente de relaciones de velocidad en la zona de trabajo comprendida entre los 4 y los 10km/h permite adaptar mejor las características del motor a los diferentes trabajos, pero un número elevado de relaciones no es el único criterio para la selección; es necesario tener en cuenta su escalonamiento.

 

Para un asesoramiento independiente a la hora de la adquisición del tractor para su explotación agrícola, consulte con nuestros técnicos que le elaboraran un informe para que pueda tomar una decisión de compra adecuada.